Navidad en Budapest

Pasar una Navidad en Budapest

Cada año, casi 400.000 turistas se acercan hasta la capital húngara para descubrir una de las ciudades más bellas y mágicas de toda Europa. Un goteo constante de viajeros que se acentúa a final de año. Pasar una Navidad en Budapest es algo más que un simple viaje, es casi una experiencia única.

¿Sabías que esta antigua capital ofrece muchas actividades y visitas durante las próximas fiestas? ¿No te lo crees? Desde Budapest Tours vamos a aprovechar este siguiente post para contaros algunas de las cosas que no puedes dejar pasar en tu visita. ¿Preparados? ¡Comenzamos!

En primer lugar, una Navidad en Budapest no sería Navidad sin sus famosas ferias y mercados. Se empiezan a celebrar desde el 9 de noviembre y es una de las tradiciones más arraigadas de su cultura. Una auténtica maravilla y que no tiene nada que ver con lo visto en nuestro país.

Otra de las tradiciones más populares y que forma ya parte de la cultura de la ciudad es viajar en alguno de los tranvías decorados con iluminación navideña. Este espectáculo empieza a partir del primer fin de semana de diciembre y recorre las partes más importantes de la ciudad, así como la orilla del Danubio. ¡Te encantará a ti y a tus hijos!

Pese al frío, puede que se te apetezca darte un baño, ¿verdad? Si ese es tu caso, no dejes de disfrutar de las piscinas exteriores del Baño Széchenyi. Las podrás usar incluso a bajas temperaturas o nevando. Se trata de una experiencia única y realmente recomendable.

Quizá eres de los que asocia Navidad al patinaje o esquí. En ese caso, todos los años se instala una pista artificial de patinaje en el Parque Municipal que acoge diariamente a cientos de personas. Una actividad realmente amena para hacer en familia, pareja o con amigos.

Si te gusta disfrutar de la nieve, la Navidad en Budapest puede ser el momento perfecto para probar un trineo y lanzarte por las colinas de Normafa o en Tabán. Con un poco de suerte, disfrutarás de una tarde o una mañana realmente divertida.

En último lugar, dos actividades culturales. La primera, acudir al Gran Circo de Budapest. La segunda, ser espectador de El Cascanueces de Tchaikovski en el Teatro Erkel, una tradición que se alarga desde hace décadas en la capital húngara.